Llevo unos días desde el domingo sintiéndome así, engañada y desamparada. Después de asistir a la prueba del domingo XCO Alpedrete organizada por Super Cup Uvex Bikes y arbitrada por los jueces de la Federación Madrileña de Ciclismo. Engañada quizás por un organizador y desamparada por una Federación.

Me apunté a una prueba en la que anuncian que las féminas élite dan como mínimo 3 vueltas a un circuito técnico, bonito y divertido. Además que siempre me apunto con mucha ilusión desde hace dos años. Para mí, uno de los mejores circuitos a nivel técnico y con un ambiente muy bueno. Este año desgraciadamente ha sido para mí la gota que ha colmado el vaso. Un vaso el cual se ha ido llenando poco a poco de estupideces, de anécdotas con las que podrías quedarte boquiabierto, de micro machismos, de rechazos constantes, de desigualdad.

No quisiera seguir alentando más mi ira, ahora mismo he de decir que me siento muy molesta tras lo ocurrido. Pues una vez me encontraba con. las demás chicas en la parrilla de salida, el speaker nos informaba de dar escasamente dos vueltas al circuito. En ese momento pregunté el porqué y nadie me contestó. Lo de siempre, todo el mundo asiente y encoge los hombros como diciendo «no tengo ni idea». Pero nadie hizo nada y de ahí mi impotencia.

Gané la prueba, si es que se le puede llamar carrera. Tardé escasos 40 minutos cuando las féminas según la normativa de la Federación podemos desarrollar nuestras pruebas en un límite de 1 hora y 15 minutos aquí en la Comunidad de Madrid, es decir, que me habría dado tiempo a dar de sobra incluso otra más. Y lo peor de todo, me hacen perder mi tiempo y mi dinero. Y es que viviendo a 40 minutos del lugar de la prueba, me gasté 15 euros en la inscripción y tan solo para correr 40 minutos.

Siendo fémina élite di las mismas vueltas que una niña de categoría cadete. Imaginad, cuando llegué a meta, mis ganas de más eran como agua en el desierto. Con tres vueltas me quedo con ganas, pues con dos me siento como si me hubiese comido un aperitivo.

Entonces no me apetecía ni subirme a podium, parecía que se estaban riendo de mí. Mientras mis compañeros élite dieron el doble de vueltas que yo, mi frustración se desbordaba. No entiendo nada, resulta muy frustrante que cuando te quejas la Federación acuse a la organización y esta a su vez acuse a la Federación.

Ahora mis ganas de correr en Madrid son pocas después de lo acontecido, me desmotiva ya que no sé si en la siguiente seguiré dando dos vueltas o tres, que también he de decir que son pocas para la categoría reina. Me apunto a estas pruebas para disfrutar, que bastante sufro en mis entrenos y hago fondo para. hacer más de una hora a tope.

Y finalmente, solo te pido un favor. Qué me ayudes, ¿cómo?. Difunde, comparte y comenta. Todos los deportistas tenemos derechos y si una institución que nos representa no hace nada por nosotros, tendremos que aunar todos fuerzas para conseguirlos.

También te puede gustar:

3 comentarios

  1. Volvemos a lo mismo de siempre y es que la desigualdad entre géneros abarca todos los aspectos que giran entorno al ciclismo femenino. La injusticia ya sea por número inferior de participantes féminas con respecto a los varones, no quita que las más profesionales se preparen de igual forma que ellos, por lo tanto cuando ni siquiera te dan la oportunidad de participar en una prueba a la altura de tu preparación pues da que pensar que cuál es entonces la motivación para seguir intentando mejorar si ni siquiera en pruebas de este nivel te dan la opción de poder desarrollar todos tus logros ganados con esfuerzo y dedicación. No me extraña Nati que se te quiten las ganas por que supongo que cuando alcanzas un nivel, la mayor satisfacción es poder demostrarlo a través de la competición. Esta es una nueva lucha y habrá que pregonarlo por que nadie lo hará por nosotras y hay entramos todas.

  2. Buenas noches Nati, la próxima vez, sentada de todas las chicas Elite , de vergüenza , más de uno tendría que ir a más carreras para tener un poco de idea de cuántas vueltas sedan por categoría. Un fortísimo abrazo.

  3. Joder, lo siento, que putada. Que uno o una se esté preparando para algo y no le dejen desarrollarlo es muy ruin. Una lástima

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *